Alberto D’Alessandro: Charla con un notable guitarrista

Alberto D’Alessandro es un músico argentino destacado. Nacido en Coronel Pringles, ha recibido numerosas distinciones como solista y con el cuarteto de guitarras Troverías, en distintos festivales nacionales. Asimismo ha realizado conciertos en toda la Argentina, y en el plano internacional en Paraguay, México, Francia y España. Este reportaje tiene su origen en la próxima presentación del reconocido guitarrista, presentando el disco Huvaití Encuentro en homenaje al guitarrista, investigador, musicólogo y docente Jorge Cardoso.

El Apasionado: ¿Cómo han sido sus inicios como guitarrista, quienes fueron sus maestros?

D’Alessandro: En mi pueblo natal Coronel Pringles con el Mtro. Carlos Allú, una presencia insoslayable para la ciudad y para mí particularmente.  Era increíble no solo por la pasión que transmitía por la música sino también por las múltiples actividades que organizaba para estimularnos a tocar.  Armaba grupos de folklore, rock, orquesta de acordeones, guitarras, y nos hacía dar conciertos. La participación en los grupos además de la experiencia musical implicaba  viajar hacia otras localidades y desarrollar una sociabilidad con otros músicos. En mí, Allú dejó  una marca perenne, con él aprendí el valor que tiene poner el alma a la música, algo que es  muy difícil de transmitir por parte de un maestro.

La segunda presencia importante fue la de mi madre, quien acostumbraba a realizar  sus quehaceres domésticos cantando. Tenía un gran caudal  de voz en volumen y expresión. Por último, la presencia fuerte de la radio. Mi madre, mientras se desempeñaba como ama de casa ponía una especial dedicación  a escuchar los grandes músicos de la época, ya sea  de tango o de folklore. Para mí, la escucha de la radio que compartía con ella,  en la que cobraba una dimensión especial el silencio, expansivo del oído, de la conciencia, la sensibilidad.

El Apasionado: ¿Cómo fueron sus primeras experiencias en recitales?

D’Alessandro: Mi maestro Carlos Allú acostumbraba hacernos tocar en público desde los inicios y para ello propiciaba toda suerte de audiciones y presentaciones. Pero mi primer concierto fue a los 14 años, enfrentando un programa completo como solista.

El Apasionado: ¿Qué recuerdos tiene del grupo Troverías?

Alberto D'Alessandro
Alberto D’Alessandro

D’Alessandro: El grupo Troverías tiene también una marca de época. Sus integrantes Daniel Ducós, Fernando Zwenger, Christian López  primero fueron mis alumnos y  una vez que crecieron en la ejecución  e interpretación guitarrística formé con ellos el cuarteto de guitarras. La idea era re-crear obras folclóricas rompiendo moldes, stándares rítmicos, melódicos, armónicos,  con recursos propios de la improvisación a los que luego de la primera etapa de búsqueda, le dábamos una forma definitiva. También, en esa época se destaca mi interés por   el “otro” lado de la historia, sobre todo  en referencia a lo acontecido con los pueblos originarios. El interés por la versión contrahegemónica de la historia que se enseñaba  coincide con la luz  que luego de un período oscuro comienza a irradiar la experiencia democrática. Con ella también se impone la pregunta, la búsqueda de nuestra propia identidad. Estas problemáticas propias de los años ochenta  inspiraron nuestro  enfoque  a la hora de seleccionar  el repertorio. Todos los integrantes luego completaron su formación profesional en el conservatorio provincial de música de Bahía Blanca. Con este grupo obtuvimos primeros premios en los festivales nacionales  de Laborde y Tandil y grabamos un “cassette”, el soporte  correspondiente a esa época. Precisamente, en este disco Huvaití  incluimos el tema Milonga que pertenecía a  ese trabajo.  En esta oportunidad, en la presentación del cd en Buenos Aires, uno de los integrantes de Troverías Christian López integra el Ensamble Guitarras del sur .

El Apasionado: Usted ha participado en conciertos, además de Argentina, por supuesto, en México y Paraguay en América, en España y Francia en Europa. ¿Cómo fueron esas experiencias? ¿Según su sentir, existen diferencias entre los diferentes públicos?

D’Alessandro: En ocasiones de presentaciones en otros países, sobre todo en Europa, me queda la sensación, no quiero decir la certeza, de que el repertorio que he llevado de autores contemporáneos (Piazzolla, Máximo Pujol, tangos tradicionales o música sudamericana)  atrapa especialmente a esos públicos.  He tenido la misma impresión tocando tenuemente la guitarra en una sala de embarque de un aeropuerto, o esperando un tren en San Petersburgo.

El Apasionado: Ha tocado como concertino en diversas orquestas, ¿Cómo fue esa experiencia?

D’Alessandro: Fue una experiencia que pude experimentar ya en una edad madura, y largamente esperada. Las primeras fueron duras, no solamente por la exposición, sino también hasta aprender los códigos propios de los músicos habituados a  trabajar en orquestas sinfónicas frente a un intérprete de un instrumento solitario como la guitarra.

El Apasionado: Cuénteme sobre la obra de Jorge Cardoso, el motivo de este encuentro, ¿qué significa para usted este gran autor y reconocido investigador de la música argentina? ¿Cómo vive su música?

D’Alessandro: Fue todo un hallazgo descubrir en su momento a Jorge Cardoso  mas allá de aquella primera obra que llegó a mis manos, su conocida Milonga. Esto  fue posible  gracias al Festival Guitarras del Mundo que permitió que Jorge Cardoso llegara a Bahía Blanca. Así pude enterarme del gran caudal de obras y libros  sobre técnica y pedagogía que posee. Una de las ediciones del Festival Música en la Ventana que dirijo, estuvo dedicada Retrospectiva Jorge Cardoso. Participó la orquesta sinfónica provincial de Bahía Blanca, interpretando un programa exclusivamente  integrado con obras de Jorge Cardoso, es decir un compositor argentino vivo, un hecho quizás inédito. Para completar los otros conciertos convoqué a varios músicos de Bahía Blanca y zona,  a quienes propuse grabar el presente cd, producto de las presentaciones en aquel festival.

Jorge Cardoso representa para mí un camino ineludible a la hora de pensar  nuestra música, la música  argentina y sudamericana. Su libro Formas y Ritmos sudamericanos, un impresionante compendio, es de lectura obligada para aquellos interesados en informarse  respecto de la música sudamericana.

El Apasionado: Hábleme un poco del disco Huvaití Encuentro, de los intérpretes y las obras escogidas.

D’Alessandro: El cd Huvaití: su nombre está inspirado también en el lugar de nacimiento de Jorge Cardoso, Misiones. Este nombre guaraní significa Encuentro. En el disco participan: el grupo Troverías, ya mencionado. Las canciones están a cargo de las voces de  Paula Barrio y Natalia Otero,  acompañadas por las guitarras de Christian López y Mariana Ortiz. La guitarra solista está a mi cargo y el ensamble Guitarras del Sur (Juan Depaoli, Maximiliano Molina, Mariana Ortiz y Gustavo Zabala) ha sido galardonados  con el  primer premio en el  festival internacional César Cortinas de Montevideo, categoría música de cámara.

En la presentación del cd en Buenos Aires participarán: Los dúos Christian López (guitarra) –Natalia Otero (voz; Mariana Ortiz (guitarra) Natalia Otero (voz). Guitarra solista el que suscribe y  el ensamble Guitarras del Sur (Christian López, Maximiliano Molina, Juan Depaoli, Alberto D´Alessandro) percusión: Ana Clara López.

Se podrán escuchar un variado panorama de formas tales como chacarera, polca paraguaya, vals peruano , vals venezolano, triunfo, chamamé,  gualambao,rasguido doble,milonga y hasta un arreglo de Jorge Cardoso sobre el tema Tico Tico No Fubá.

El Apasionado: ¿Qué otros proyectos tiene para el futuro?

D’Alessandro: En cuanto a proyectos son varios: seguir organizando el festival Música en la Ventana, terminar de grabar un cd con obras de Máximo Pujol, prepararme para participar en el Festival Andes y Sierras (Córdoba), Festival Guitarras del Mundo, Festival de Ecuador, Festival de Colombia.

Escribo, tomo fotografías artísticas y analizo música clásica y rock, literatura, historia medieval y me atrevo con las noticias de Argentina y del mundo.

Deja un comentario