Wagner Fest! en el Teatro Avenida

Wagner Fest! Jueves 8 de Mayo de 2014

Escenas y momentos orquestales de dramas de Richard Wagner

Tannhauser, La Valquiria, El Ocaso de los Dioses

Soprano: Carla Filipcic-Holm – Bajo-Barítono: Hernán Iturralde

Director Musical: Pedro-Pablo Prudencio

Iturralde, Filipcic-Holm y Prudencio
Iturralde, Filipcic-Holm y Prudencio

El concierto brindado por la compañía de ópera Buenos Aires Lírica merece un gran elogio porque nos acerca a Wagner un poco más. Es discutible la selección de las óperas de Wagner que se ejecutaron y también los extractos que se han elegido. Pero no voy a entrar en una discusión que sería estéril. Estos extractos (como en realidad cualquier otro que se hubiera elegido de cualquier ópera de Wagner) nos han acercado al genio alemán y eso es lo que debe rescatarse. Si no se puede representar una ópera completa, bienvenido sea este sistema. El mismo Teatro Colón incluyó un concierto de Wagner, en lugar de una ópera, para este 2014: solamente el segundo acto de Tristán e Isolda. Sólo puedo decir que hubiera sido mejor poder asistir a las representaciones naturales sobre el escenario, pero hay que conformarse con los conciertos, que por cierto no son poca cosa.

El director Pedro-Pablo Prudencio contó con una orquesta de 71 músicos muy experimentados, que confluyeron desde la Orquesta Estable del Teatro Colón, desde la Orquesta del Teatro Argentino de La Plata y por supuesto la del Teatro Avenida. Debo decir que este gran conjunto en general tuvo buena sonoridad, excelente interpretación y mucho, mucho entusiasmo y actitud. El primer violín, Serdar Geldymuradov, es una garantía de interpretación solvente y talentosa.

Comenzó el concierto con una introducción orquestal del Acto II de Tannhauser para luego dejar paso a Dich, teure Halle, interpretado magníficamente por Carla Filipcic-Holm haciendo el papel de Elizabeth. La soprano tiene una voz muy dulce pero cuya potencia puede llegar a ser devastadora, lo que la hace casi ideal para cantar a Wagner. A continuación la orquesta se lució con la Bacanal del Acto I de Tannhauser, uno de los momentos que más me gustó de la noche. Luego la orquesta interpretó la introducción al Acto III de la misma obra, para seguir con Wohl wusst’ich hier, interpretado por la soprano como Elizabeth y el bajo-barítono Hernán Iturralde como Wolfram von Eschenbach, que mostró una cuerda dúctil y afinada, haciendo gala de un excelente canto wagneriano. Su voz, que oscila sin inconvenientes entre barítono y bajo, lo hace también ideal para papeles como este. En Allmacht’ge Jungfrau se lució en solitario la soprano y luego el barítono interpretó Wie Todesahnung / O du, mein holder Abendstern. En esta escena Iturralde tuvo un pequeño y casi imperceptible error, pero luego siguió cantando con su perfecta afinación y mucho sentimiento. Hasta aquí el concierto se desenvolvía con fluidez, la orquesta lograba una sonoridad wagneriana bastante aceptable y con muy pocas fisuras. Luego llegó el momento de cerrar la primera parte del concierto con la hermosa obertura de Tannhauser. Y a pesar de la belleza conseguida por la orquesta, la amalgama entre el sonido de los bronces y el de las cuerdas en algún momento falló y no logró la exactitud requerida. Fue una pena, un pequeño desajuste que le quitó brillo a la interpretación.

La Orquesta Wagneriana del Avenida
La Orquesta Wagneriana del Avenida

Luego del descanso, la orquesta interpretó Amanecer, del prólogo de El Ocaso de los Dioses para luego continuar con el Viaje de Sigfrido por el Rhin, logrando en ambos pasajes una belleza significativa. A continuación uno de los pasajes orquestales más brillantes: Música Fúnebre para la Muerte de Sigfrido, del Acto III.

Para finalizar hubo dos números notables. Los dos cantantes se lucieron cantando magníficamente el dúo final de La Walkiria, cuando Wotan castiga a Brunilda por su desobediencia. War es so schmahlich es un dúo de exquisita belleza y escucharlo fue un placer. Y Hernán Iturralde mostró lo mejor de su cuerda interpretando Leb’ wohl, du kuhnes, herrliches Kind!

Como no podía ser de otra manera, la orquesta se despidió con La Cabalgata de las Valquirias, en una emocionante interpretación, con el director casi saltando de emoción.

La gente premió por igual a cantantes y orquesta con un largo aplauso al final de este concierto, que logró con esfuerzo y talento no exento de algún fallo o error, interpretar a un autor muy difícil y mucho más en versión de concierto, donde no se puede actuar, porque Wagner es música pero también es texto y teatro vivos. Bravo por ellos.

Otros comentarios: Críticos de la Argentina (2/05) – Martin Wullich (2/05) – La Nación -

Cómo disfrutar de una ópera

Comentarios de otras óperas: El Barbero de Sevilla – Anna Bolena – Calígula – Oberto, Conte di San Bonifacio

Wagner Fest. Saludo final

Wagner Fest. Saludo final

 

Escribo, tomo fotografías artísticas y analizo música clásica y rock, literatura, historia medieval y me atrevo con las noticias de Argentina y del mundo.

Deja un comentario