Ernani, una función excelente.

Ernani, una función excelente.

Monserrat  Maldonado
Monserrat Maldonado

La noche del viernes volvió la ópera a Buenos Aires en su mejor versión con Ernani, de Giuseppe Verdi. La compañía Buenos Aires Lírica, actualmente, es la única en estos momentos que puede elegir y representar un buen título con su verdadero espíritu, con una gran teatralidad y la mejor calidad en orquesta, coro, voces y dirección de escena. Todo, o casi todo, hecho en Argentina. Un verdadero orgullo.

Vamos al debut de Ernani en esta temporada. Excelente en muchos aspectos, se notó que hubo un gran trabajo de preparación, una enorme preocupación por hacer un excelente espectáculo, y finalmente, que lograron su objetivo de forma totalmente convincente. El mérito mayor de esta presentación fue el de mostrar ese trabajo colectivo casi sin fisuras de una forma natural y talentosa. La obra fue presentada de manera que el publico presente disfrutara de todos sus aspectos por separado y en todo su conjunto. Eso es altamente meritorio.

Comienzo por hablar de la performance de la orquesta, muy bien dirigida por el maestro Juan Casasbellas, que además se hizo cargo como siempre del Coro. La música fue interpretada maravillosamente, captando director y orquesta hasta los más mínimos matices y colores. Ayudó a su sonoridad la ya habitual colocación de percusión en un palco y arpa en otro, ambos perfectamente compenetrados con el foso. Fue un verdadero placer para los sentidos.

Nazareth Aufe
Nazareth Aufe

El Coro es gran protagonista en Ernani. Juan Casasbellas hizo como siempre una gran preparación y las voces fueron de tal envergadura que emocionaron más de una vez. Además Verdi hizo destacar múltiples voces dentro del Coro, dándole a las distintas tesituras distintos protagonismos. Todo eso se pudo disfrutar con uno de los coros de ópera mejor preparados que he podido escuchar.

La escenografía de Noelia Gonzáles Svóboda fue extraordinaria, muy vistosa y a la vez práctica, además muy acorde a cada uno de los actos.

La puesta en escena fue de Crystal Manich, la misma reggiseur que me maravilló en Adriana Lecouvreur en 2014 y en Werther en 2015. Esta puesta no fue una excepción. La gran movilidad y colocación perfecta de cada uno de los actores, la naturalidad de las entradas y salidas del coro, la teatralidad virtuosa de todos quienes participaron, fueron apenas algunas de sus virtudes. Esta destacada realizadora ha demostrado que está hecha para la ópera, y es un lujo que Buenos Aires Lírica la llame año tras año. Esperemos que siga viniendo para disfrutar de sus ya clásicas puestas, todas distintas, todas aprovechando al máximo un escenario que ya debe conocer perfectamente, y destacando los aspectos mejores de cada obra.

Lisandro Guinis
Lisandro Guinis

Finalmente llegamos a los cantantes, todos destacados. Empezamos por Ernani, interpretado por Nazareth Aufe. Aufe es un tenor que posee una voz importante, que ya demostró su valía en el papel de Don José en Carmen en 2015, y que fue de lo más rescatable en Die Soldaten en el Colón. Su tarea fue muy buena, aún sin tener el caudal de voz que estimo necesita el personaje. Su canto, sin embargo, tuvo todos los matices que se requieren para esta obra. Su actuación fue excelente y su gran generosidad para dar lo mejor de sí, todo lo que tiene, hizo que redondeara una muy buena actuación. La gente se lo reconoció en la ovación del final.

Monserrat Maldonado se encargó de Elvira, y lo hizo de una forma prácticamente perfecta. Con su voz melodiosa y a la vez muy potente, su canto dúctil, armonioso, su afinación perfecta, se transformó en una de las grandes figuras de la noche. Su actuación como la de todos fue destacada. Se metió en la piel del público ya temprano en el primer acto y luego fue escuchada con gran atención. Redondeó un gran trabajo en un papel dificilísimo, de los más dificultosos para soprano que ha escrito el maestro Verdi. De esta forma, Maldonado ascendió sobre el escenario nota a nota hasta obtener al final la mayor ovación de la noche. Extraordinaria.

Lisandro Guinis se lució con un canto excelente, con todos los matices que le requiere el personaje de Don Carlo y con una actuación admirable como el rey a la vez enamorado y ambicioso, lleno de orgullo, desconfianza y decepción. Guinis demostró que está en un nivel superlativo bajo todo punto de vista. Además posee el physique du role perfecto para este personaje y tantos otros maravillosos protagonistas de las óperas de Verdi. Una gran ovación lo despidió.

Sávio Sperandio
Sávio Sperandio

Sin embargo, a pesar de todos los elogios que he dedicado hasta ahora, más que merecidos, me queda uno que además fue una gran sorpresa para mí, que no lo había visto nunca, lamentablemente: Sávio Sperandio realizó una tarea extraordinaria al interpretar a Don Ruy Gómez de Silva, el “viejo noble” que estuvo a punto de casarse con Elvira. Es un bajo con un caudal de voz impresionante, que canta extraordinariamente bien, con una voz casi perfecta para los grandes roles verdianos de su cuerda. Su actuación además fue muy convincente y destacada. Por eso recibió gran ovación en los saludos finales.

Finalmente Laura Sangiorgio, Sergio Vittadini y Román Modzelewski cumplieron muy bien con sus roles, cada uno con sus muy buenas aptitudes por todos conocidas.

En definitiva, Ernani ha sido un gran espectáculo en esta función debut. La gente de Buenos Aires Lírica ha hecho todo bien. Eligieron un buen título, una obra atractiva, muy interesante, de uno de los grandes autores de todos los tiempos, Giuseppe Verdi. Eligieron cantantes de excelente nivel. Tuvieron la presencia de un coro que hace mucho tiempo viene teniendo actuaciones superlativas. La orquesta formada por músicos excelsos encabezados por el primer violín Serdar Geldymuradov. Y unos directores de escena y de orquesta que son garantía. El equipo que han hecho ellos, iluminador, vestuarista, y tantos otros que colaboraron desde su lugar, es realmente destacable. Un ejemplo a seguir. Sólo me queda decir gracias por tanto. En otros lugares esto no sucede.

Saludos finales
Saludos finales
Román Modzelewski, Laura Sangiorgio, Sergio Vittadini
Román Modzelewski, Laura Sangiorgio, Sergio Vittadini
María Emilia Tambutti, Noelia Gonzáles Sbovoda y Crystal manich
Hay equipo: María Emilia Tambutti (Vestuario), Noelia Gonzáles Sbovoda (Escenografía) y Crystal Manich (Regie)
Maestro Juan Casasbellas
Maestro Juan Casasbellas
Así nos esperaba la obra
Así nos esperaba la obra

 

Escribo, tomo fotografías artísticas y analizo música clásica y rock, literatura, historia medieval y me atrevo con las noticias de Argentina y del mundo.

One Response to “Ernani, una función excelente.”

  1. Silvina & Harry, Responder

    Otra coincidencia con nuestras percepciones, Rolando! Aunque ya lo discutimos in situ, no queremos dejar de decir que para nosotros, ésta, fue la mejor de las 3 presentaciones con las que Balírica nos ha deleitado en este 2016. La obra, desconocida por nosotros hasta el estreno, nos terminó pareciendo muy atractiva. Nos pareció un acierto ya desde la previa el hecho de combinar voces de toda Sudamérica. Para mí, el impacto mayor lo tuve con Monserrat, con esa vozaza! Cantó con tanta fuerza y emoción que nos hizo estremecer de principio a fin. Harry, estuvo más impactado por el excelente rol que jugó el brasileño Sperandio, quien aún sin abrir la boca, su mirada y sus poses transmitían mucho sentimiento. Respecto al argentino Lisandro Guinis, pensamos también que el papel que tenía que desempeñar era uno de los más ricos de esta ópera y lo hizo con mucha altura. Finalmente, pensamos que el protagonista de Ernani, el uruguayo Aufe, se desempeñó de manera excelente, pero su voz tal vez, como vos destacas, Rolando, puede tener algo menos de caudal que el necesario, lo cual se notaba más cuando cantaba junto a su “poderosa” Elvira.
    Por el resto del espectáculo, un lujo, como siempre: la escenografía, sencilla pero de una riqueza visual y adecuación excelente. La orquesta, el coro, todo: un verdadero lujo. Además, tuvimos la oportunidad de apreciar esta obra desde la platea y no desde nuestro palco como solemos hacerlo y acá los sentidos se posicionan distinto. Seguramente este factor contribuyó para nuestro veredicto final: otr vez Balírica nos regaló un espectáculo de primer nivel!

Deja un comentario