El Barbero de Sevilla, de Gioacchino Rossini

El Barbero de Sevilla

Teatro Colón, función del día miércoles, 30 de Abril de 2014

Ópera bufa en dos actos (1816) con música de Gioachino Rossini (1792-1868) y libreto de Cesare Sterbini, basado en la comedia del mismo nombre de Pierre de Beaumarchais.

Dirección musical: Miguel Ángel Gómez Martínez. Dirección de escena y coreografía: Mauricio Wainrot. Diseño de escenografía y vestuario: Graciela Galán. Director del Coro Estable: Miguel Martínez. Iluminación y proyecciones: Jorge Pastorino.

Reparto:

Fígaro: Mario Cassi – Don Bartolo: Carlo Lepore – Rosina: Marina Comparato – Conde de Almaviva: Juan Francisco Gatell – Don Basilio: Marco Spotti – Berta: Patricia González – Fiorello: Fernando Grassi – Notario: Daniel Wender – Sargento: Cristian de Marco

El Barbero de Sevilla
El Barbero de Sevilla. Coro y Ballet en el saludo final

Una sola palabra se me ocurre: fantástica. La función de este miércoles de El Barbero en el Teatro Colón contó con grandes virtudes en el escenario, en el foso y en su dirección, además de mostrar un ánimo excelente para representar la obra. ¿Cuánta concentración y predisposición se necesita para trabajar en una obra archiconocida donde se sabe que todo el público conoce al menos alguna de sus partes? ¿Cuánto talento hace falta para hacer reír a la gente con las mismas situaciones que se generan año tras año, representación tras representación, y que la mayoría ha visto mucho más de una vez? Todo eso y mucho más tuvieron todos los que participaron de esta obra.

El director Miguel Ángel Gómez Martínez logró obtener un rendimiento excelente de la Estable, nunca cayó en la repetición, tuvo buen ritmo y logró absoluta compenetración con los cantantes. La Orquesta Estable del Colón sigue ofreciéndonos maravillosos logros musicales. Puede tocar obras tan disímiles como El Barbero o Calígula con el mismo talento

El Barbero de Sevilla. Mario Cassi
El Barbero de Sevilla. Mario Cassi

Los cantantes lucieron voces extraordinarias, y lo más importante, tuvieron un gran feeling entre ellos que fue muy notorio. Además mostraron grandes actuaciones e interactuaron de manera muy eficaz, logrando que el público fuera cómplice de cada uno de ellos, y haciéndolo reír y aplaudir casi todo el tiempo. Claro, esta obra es una ópera buffa, pero a veces sucede como en las Bodas de Fígaro de Mozart del 2013, que por muy buena que sea la obra, los cantantes no logran un resultado como este.

Comenzamos por Fígaro, actuado por Mario Cassi, a quien ya he visto realizando un buen papel en el mismo personaje con Riccardo Mutti en el Colón en 2012, con la obra de Mercadante Il Due Fígaro. Aquella vez recuerdo que me pareció un correcto cantante. En esta obra su nivel subió a superlativo, logró un canto afinado con una voz algo más aflautada que la normal de un barítono pero con un volumen y precisión excelentes. Su nivel de actuación fue también muy alto, especialmente en complicidad con el Conde de Almaviva y con Rossina.

Don Bartolo fue representado por Carlo Lepore, quién también estuvo en el Colón en 2012 con la Cenerentola de Rossini. En aquella oportunidad compuso un Don Magnífico excelente en todo nivel. En esta obra, si cabe, superó su actuación y el público se lo agradeció con la mayor ovación en una noche de grandes ovaciones. Su don Bartolo fue extraordinario en todo sentido: su voz gigantesca, su actuación talentosa y comiquísima, en una obra que poco a poco lo convierte en el centro de la escena. Todo El Barbero giró a su alrededor de su gran voz y talento actoral.

La Rosina de Marina Comparato, que hizo su debut en nuestro Teatro, fue deliciosa. La italiana es una mezzo de voz muy agradable y de excelente canto, pero también es una actriz consumada: su Rosina sufre, anhela, se divierte y ama con tanta naturalidad que emociona. En suma, un trabajo grandioso que hizo que el público disfrutara cada una de sus notas y de sus gestos por igual.

A esta altura uno piensa que ya no debe haber más elogios. Pero los hay. El tenor argentino Juan Francisco Gatell, de La Plata, que anda cantando por los mejores teatros del mundo desde hace años y que si no me equivoco hizo ayer también su debut en el Colón, se lució con un papel muy difícil al que Rossini hace cantar gran cantidad de notas muy seguidas. Lo hizo con su voz agradable y afinada, que no tiene un gran volumen pero que convence y deleita con su fraseo. Además fue también un excelente actor que pareció divertirse durante toda la obra, muy especialmente cuando como profesor de música se enfrenta a la desconfianza de don Bartolo. Su talento también fue muy apreciado por el público presente.

El Barbero de Sevilla. Carlo Lepore
El Barbero de Sevilla. Carlo Lepore

Otro cantante sensacional es el bajo Marco Spotti, también debutante en el Colón. Su voz es muy profunda y de un volumen infernal para un bajo cantante. Actuó muy bien como sus compañeros, y su presencia escénica fue mayor que la de los demás. Demostró que es un talento actuando y cantando. Su don Basilio fue sencillamente perfecto.

Incluso en los papeles menores pero exigentes que Rossini impuso en El Barbero, tanto la Berta de Patricia González como el Fiorello de Fernando Grassi y el Sargento de Cristian de Marco complementaron de gran forma al elenco principal.

La escenografía y el vestuario de Graciela Galán dieron un marco excelente a El Barbero, utilizando el escenario giratorio de manera eficiente. Los trajes fueron muy coloridos y ajustados a cada personaje.

La dirección de escena de Mauricio Wainrot le dio ese aspecto teatral que tanto hace falta en la ópera actual. En cuanto a la coreografía debo decir que no me gustó. Como alguna vez dijo Maximiliano Guerra, el ballet clásico es de aire y el moderno es de tierra, y darle a una música tan bella un ballet moderno no me parece muy adecuado. Además demasiados movimientos durante la obertura hicieron que tuviera que cerrar los ojos para disfrutar esa maravillosa música que no por conocida deja de ser magistral.

El coro estuvo magnífico, no existen palabras para elogiar debidamente al Coro Estable, es sumamente eficiente en todo tipo de situaciones, muy dúctil, con voces muy talentosas, entre las que repetidamente se encuentran figuras como Laura Polverini, Christian Peregrino, Cristian de Marco, Sebastián Angulegui y otros que han sido y son figuras en otros teatros como por ejemplo el Avenida. Excelente la dirección de Miguel Martínez.

No estaba muy contento antes de ver El Barbero de nuevo. Juventus Lyrica realizó el año pasado una inteligente y colorida representación en el teatro Avenida que me encantó, y me parecía poco tiempo para volver a verla. Hay muchas otras óperas que podían haber elegido, incluso del mismo autor. Pero luego de verla, me fui del Teatro Colón convencido de que si es de esta forma, la quiero ver todos los años.

Otras opiniones, porque no todos vemos las cosas de igual forma ni vamos a la misma función: Martín Wullich (29/04) – Asoc. Críticos Musicales de la Arg. (29/04) – Asoc. Críticos Musicales de la Arg. (30/04) – El Dia – MundoclasicoLa NaciónOpera in the World (3/05) – Clarín (3/05) – Luis Baietti (4/05)

Argumento

Libreto

Cómo disfrutar de una ópera

Comentarios de otras óperas: Wagnerfest – Anna BolenaCalígulaOberto, Conte di San Bonifacio

Fotos de los saludos:

El Barbero de Sevilla. Marina Comparato
El Barbero de Sevilla. Marina Comparato
El Barbero de Sevilla. Juan Francisco Gatell
El Barbero de Sevilla. Juan Francisco Gatell
El Barbero de Sevilla. Marco Spotti
El Barbero de Sevilla. Marco Spotti
El Barbero de Sevilla
El Barbero de Sevilla. El saludo de Patricia González con Fernando Grassi a la izquierda y el elenco principal al centro.
El Barbero de Sevilla. El director: Miguel Ángel Gómez Martínez
El Barbero de Sevilla. El director: Miguel Ángel Gómez Martínez
El Barbero de Sevilla. Mauricio Wainrot
El Barbero de Sevilla. Mauricio Wainrot y Graciela Galán con Fígaro

Escribo, tomo fotografías artísticas y analizo música clásica y rock, literatura, historia medieval y me atrevo con las noticias de Argentina y del mundo.

Deja un comentario