Don Carlo, función extraordinaria

Don Carlo, función extraordinaria

Don Carlo de Verdi. Función extraordinaria del 22/09/2015.  Música: Giuseppe Verdi. Libreto de Joseph Méry y Camilla du Locle, basado en Don Carlos, Infrante de España de Friedrich Schiller, traducido al italiano por Achille de Lauziére y Angelo Zanardini.

 Director musical: Ira Levin – Director de Escena, diseño de escenografía y vestuario: Eugenio Zanetti – Escenógrafo y vestuarista asociado: Sebastián Sabas –  Diseño de iluminación: Eli Sirin – Diseño de proyecciones: Abelardo Zanetti – Director del Coro Estable: Miguel Martínez

 Don Carlos: Gustavo López Manzitti – Felipe II: Lucas Debevec Mayer – Rodrigo, Marqués de Posa: Alejandro Meerapfel – Isabel de Valois: Haydée Dabusti – Princesa Eboli: María Luján Mirabelli – El Gran Inquisidor: Emiliano Bulacios – Un monje: Carlos Esquivel – Tebaldo: Rocío Giordano – El Conde de Lerma: Iván Maier – Un Heraldo real: Darío Leoncini – Voz del Cielo: Marisú Pavón

Don Carlo, función extraordinaria
Extraordinario cierre del segundo acto

 En esta función extraordinaria estuvo presente el drama verdiano en toda su plenitud. Es de agradecer que todos los participantes del espectáculo dieran todo de sí mismos para que esto suceda. Eso se notó en el canto y la actuación de cada uno y del conjunto. Fue una función maravillosa que demuestra que el nivel de cantantes en el país es cada vez más alto.

 Ayer pudimos apreciar la ya largamente comentada puesta en escena de Eugenio Zanini, de un nivel superlativo, con mucho colorido, con espacio para la actuación de los cantantes y una escenografía atrayente. El vestuario fue de un nivel superior, lo que mejoró todavía más si se puede los efectos visuales de la puesta. Algunas proyecciones inteligentes y una iluminación extraordinaria completaron una fiesta visual como hace mucho que no se veía en el Colón. Quizás la puesta de La Forza del Destino o la de Lohengrin hayan sido de similar nivel en los últimos años, en cuanto a óperas dramáticas se refiere. No muchas más.

Don Carlo, función extraordinaria
Gustavo López Manzitti

 La Orquesta Estable cumplió una tarea excelente bajo la batuta del maestro Ira Levin que tenemos la suerte de poder disfrutar en los últimos años. La partitura fue ejecutada con enorme eficiencia, gusto, sentido artístico y belleza absoluta, respetando esta gran obra de Verdi. Pero por momentos el sonido se hizo muy fuerte, lo cual representó un desafío para los cantantes. Estos siempre salieron airosos y eso habla muy bien de la preparación excelente de este grupo de profesionales.

 El Coro Estable dirigido por Miguel Martínez cumplió una tarea maravillosa. Su sonido fue admirable, la distinción de sus voces fue magnífica. Y por añadidura, sus movimientos, sus vestimentas, las armas, los estandartes, todo hizo que fueran un espectáculo que fue mucho más allá de sus voces.

 En cuanto a los cantantes, todos actuaron en sintonía con el drama que se vivió arriba del escenario y una interacción muy interesante, logrando momentos de muy buena calidad musical y actoral. Lo que se vivió en esta función fue el drama tal como lo concibió su autor, Giuseppe Verdi, hecho con seriedad y talento.

Don Carlo, función extraordinaria
Haydée Dabusti

 Gustavo López Manzitti en el rol de Don Carlo cumplió una tarea más que elogiable. Su voz mostró los matices que distinguen a su personaje: desesperación, soledad, incomprensión, alegría, esperanza, decepción, tristeza. Su actuación también estuvo a tono con el papel. Fue dúctil y expresivo, compenetrado en el rol del hijo traicionado en el amor y en la vida por un padre severo, absolutista y sin sentimientos hacia él. Como siempre, su dominio del escenario y desenvoltura fueron extraordinarias.

 Lucas Debevec Mayer cumplió una muy sólida tarea en el rol de Felipe II. Su voz sonó con un gran volumen y con los matices requeridos: mostró toda la aspereza, la soberbia y la acritud del emperador, y en el momento de mayor debilidad e intimismo todo su sentimiento afloró para conseguir la primera gran ovación de la noche. Por lo demás actuó muy bien, fue dominante en todo momento y su poderosa voz traspasó a la orquesta aún hasta en los momentos en que ésta daba muestras de que puede tocar por encima del nivel habitual de sonido.

 Haydée Dabusti logró darle a su personaje Isabel de Valois ese maravilloso y ambiguo sentimiento de estar entre su obligación como esposa de Felipe II y su amor por Don Carlo, el hijo. Con su cálida voz dominando todos los tonos, desde los más graves a los más agudos, ha cantado estupendamente asumiendo todos los riesgos del rol, que no son pocos. Por añadidura tuvo el sentimiento a flor de piel, y logró con su actuación y su canto una espontánea y muy ruidosa ovación de todos los presentes.

 Alejandro Meerapfel fue un excelente Rodrigo, el gran amigo de Don Carlo. De buena actuación, con su voz mostró la variedad de sentimientos que oscurecen su futuro, luego de lograr ascender hasta ser confidente del emperador. Fue muy bueno escucharlo cantar con tanta pasión en un rol muy difícil y exigente.

 María Luján Mirabelli le dio a su personaje, la Princesa Eboli, todo el carácter que requiere, entre el amor y el odio, y con su maravillosa voz cantó el rol plena de talento y sentimiento. Tuvo un gran dominio del escenario, cantando y actuando con una solvencia extraordinaria. Recibió una de las mayores ovaciones cuando le tocó saludar al final.

 Emiliano Bulacios mostró una voz de enorme caudal en su rol de El Gran Inquisidor. Sonó en todo momento muy firme y seguro, y como actor mostró una sólida actuación como el nonagenario y poderoso líder de la Inquisición, que discutía el poder con el mismísimo emperador.

Carlos Esquivel mostró una voz muy bien preparada para interpretar al monje.

Todo el resto de los cantantes tuvo actuaciones de excelente nivel, hasta el más pequeño de los roles fue hecho con una seriedad y profesionalidad indiscutible.

En suma, fue una noche muy gratificante para el público, una gran función. El público, por lo que pude ver, incluyó un gran número de jóvenes de entre 20 y 30 años, que pueden ser la renovación que siempre se tiene que dar, ciclo por ciclo, del público de ópera. Con actuaciones como ésta, el público del futuro está asegurado.

Don Carlo, función extraordinaria
Lucas Debevec Mayer
Don Carlo, función extraordinaria
Alejandro Meerapfel
Don Carlo, función extraordinaria
María Luján Mirabelli
Don Carlo, función extraordinaria
Emiliano Bulacios
Don Carlo, función extraordinaria
Debevec Mayer, Mirabelli, Carlos Esquivel, Rocío Giordano, Iván Maier
Don Carlo, función extraordinaria
La alegría interminable durante los largos aplausos y ovaciones del final
Don Carlo, función extraordinaria
Marisú Pavón y Rocío Giordano

Escribo, tomo fotografías artísticas y analizo música clásica y rock, literatura, historia medieval y me atrevo con las noticias de Argentina y del mundo.

Deja un comentario