Adriana Lecouvreur, de Cilea, por Buenos Aires Lírica

Adriana Lecouvreur

 Opera en cuatro actos con música de Francisco Cilea y libreto de Arturo Colauti.

Basada en la pieza homónima de Eugene Scribe y Ernest Legouvé

 Función del viernes 6 de Junio, en el Teatro Avenida

Dirección Musical: Carlos Vieu – Puesta en Escena: Crystal Manich

Dirección del Coro: Juan Casasbellas – Diseño de escenografía: Noelia González Svoboda – Diseño de vestuario: Lucía Marmorek – Diseño de iluminación: Rubén Conde

 Adriana Lecouvreur: Virginia Wagner, Maurizio: Eric Herrero, La Princesa de Boullon: Adriana Mastrángelo, Michonnet: Omar Carrión, El Príncipe de Boullon: Christian Peregrino, Abate de Chazeuil: Sergio Spina, Madamigella Jouvenot: Eugenia Coronel, Madamigella Dangeville: Griselda Adano, Poisson: Mauro di Bert, Quinault: Walter Schwarz, Mayordomo: Juan Feico y elenco. Coro Buenos Aires Lírica y orquesta.

Adriana Lecouvreur
Adriana Lecouvreur. Virginia Wagner y Adriana Mastrángelo

Extraordinaria noche la del viernes 6 de Junio, día del estreno de Adriana Lecouvreur en el teatro Avenida. Desde el comienzo de esta hermosa obra, al abrirse el telón, supe que sería una gran noche. Lejos de abordar la obra con un espíritu dudosamente revisionista tan común en esta época, el escenario muestra al teatro de París de 1730 con infinitos detalles. La vestimenta, las pelucas, el calzado, los objetos, todo da una sensación de que el tiempo vuelve atrás y nos transporta. La escenografía, realzada por la magnífica iluminación, es casi mágica. En ese momento la orquesta comienza con las primeras notas de una magnífica partitura, delicada, intensa, pasional, que va enmarcando la acción.

La trama es compleja, los personajes son fuertes, se enfrentan, se enamoran, conspiran. Están en un momento histórico sumamente difícil. Hay que ser muy buen cantante pero también actuar muy bien para representar esta obra. Los cantantes cumplieron una actuación superlativa, desde el primero al último.

Virginia Wagner, a quién he tenido el privilegio de disfrutar cuando en esta misma sala representó a Leila en Los Pescadores de Perlas, de Bizet, logró conmover con su actuación en el papel de Adriana Lecouvreur. Toda su pasión, el teatro, los celos, las sospechas, su amor por Maurizio, su enfrentamiento mortal con la Princesa de Boullon, nada de eso fue un escollo para la exquisita soprano. Su escena final, la muerte por envenenamiento de Adriana Lecouvreur, fue conmovedora, y fue seguida con sumo interés hasta por los integrantes de la orquesta que ocupaban los palcos, que ya no tenían notas para tocar.

Adriana Lecouvreur
Adriana Lecouvreur. Eric Herrero

No se quedó atrás el tenor brasileño Eric Herrero, a quien también tuve el gusto de ver y escuchar con su hermosa y potente voz en el papel de Laca en la deliciosa Jenúfa, de Leos Janacek, haciendo esta vez de Maurizio, el Conde de Sajonia, un personaje noble que para asegurar su éxito camino al trono enamora a la Princesa de Boullon, lo que constituye al final un grave error. Enamorado profundamente de Adriana Lecouvreur, sufre con su muerte en una última escena sublime.

Entretanto la mezzo uruguaya Adriana Mastrángelo, a quien vi como una destacada Adalgisa en Norma de Bellini, y como una genial Kostelnicka en Jenúfa, demostró que tiene una voz cada vez más poderosa y que es ideal para interpretar a personajes torturados, demostrando infinitos sentimientos encontrados, amor, pasión, enojo, sospecha, furia, venganza. Su porte es siempre dominante. Alta, esbelta, vestida con nobles pieles, su actuación fue deslumbrante como la Princesa de Boullon, que ve a Adriana Lecouvreur como una temible rival y entiende una actuación suya como una mortal provocación.

Omar Carrión encarnó el entrañable personaje de Michonnet, director de escena la Comédie, enamorado perdidamente de Adriana Lecouvreur pero incapaz de confesárselo hasta que fue demasiado tarde. Carrión, a quien pude disfrutar en su magnífico Don Alfonso en Cosi fan Tutte, es una garantía, y esta vez no fue la excepción. Su voz es melodiosa, excelsa, y su canto en esta obra fue fascinante, un disfrute de principio a fin.

Adriana Lecouvreur
Adriana Lecouvreur. Omar Carrión

Los últimos dos personajes principales de la obra, El Príncipe de Boullon y el Abate de Chazeuil, que van siempre juntos conspirando, fueron magníficamente interpretados por Chistian Peregrino, (un bajo que se destaca por la enorme potencia de su voz y sus buenas actuaciones) a quien pude disfrutar en Macbeth, Norma, Lucrezia Borgia y Anna Bolena, y Sergio Spina, un talentoso tenor y actor con quien me deleité en su personaje del Señor Triquet en Eugenio Onieguin. Príncipe y Abate van de aquí para allá conspirando y vigilando a los demás personajes y ambos cantantes se lucieron.

Pero lo más importante es que todo el elenco entero tuvo tal compenetración que logró actuar y cantar de manera totalmente natural. Interactuaron entre ellos de tal forma que lograron una acción muy ágil, a veces conmovedora, sutil o emocionante, según la escena. Fue algo mágico y a la vez absolutamente creíble. Fue un verdadero trabajo en equipo.

El director musical, Carlos Vieu, logró una musicalidad intensa dirigiendo con enorme pasión, con la orquesta en el foso y los dos palcos bajos grandes con percusión y bronces, respectivamente. Eso le dio una amplia sonoridad, que envolvió al teatro con el sonido de la orquesta. Esto es muy importante porque en esta obra la música forma una trama singular con los cantantes, convirtiéndose en personaje principal y destacado a la vez, e interactúa con ellos. La partitura entera es una obra maestra y como tal fue interpretada. Los músicos respondieron con su calidad y entrega habitual.

Adriana Lecouvreur
Adriana Lecouvreur. Christian Peregrino y Sergio Spina

Crystal Manich, la directora de escena, logró una gran movilidad que se mantuvo desde el principio hasta el final con innumerables personajes principales y secundarios sobre el escenario. Con este estupendo trabajo ha sido una de las principales responsables de esta magnífica representación.

Y como siempre, aunque en esta ocasión no fue un gran protagonista en esta ópera de grandes solistas, el Coro de Buenos Aires Lírica dirigido por Juan Casasbellas se destacó con otra ajustada y afinada representación.

En definitiva, salí del Teatro Avenida con la sensación de haber participado de un evento muy importante, una Adriana Lecouvreur que será muy difícil de olvidar. Ha sido lo mejor que he visto de las producciones de Buenos Aires Lírica de los últimos años.

Argumento

Libreto

Ver Reportaje al maestro Carlos Vieu

Ver Reportaje a Virginia Wagner

Ver Repotaje a Eric Herrero

Otros comentarios sobre la obra: Luis BaiettiDesde la Platea -

Adriana Lecouvreur
Adriana Lecouvreur. Carlos Vieu

 

Adriana Lecouvreur
Adriana Lecouvreur. Crystal Manich
Adriana Lecouvreur
Adriana Lecouvreur

 

Adriana Lecouvreur
Adriana Lecouvreur. Juan Casasbellas

Escribo, tomo fotografías artísticas y analizo música clásica y rock, literatura, historia medieval y me atrevo con las noticias de Argentina y del mundo.

Deja un comentario