Esto de hacer una novela …

RolandoEsto de hacer una novela no es nada fácil. Un cuento es otra cosa, algo fantástico, donde todo puede suceder, algo rápido, ágil, donde podemos evitar las descripciones y pasar a la acción de inmediato. Me encanta escribir cuentos. Pero la novela…es otra cosa. Dicen que en cada civilización la novela surge cuando ésta se encuentra en declive, cerca del ocaso. Quizás el auge de la novela en este siglo signifique exactamente eso, que estamos en el ocaso de nuestra civilización tal cual la conocemos. Eso me alegraría mucho, porque estoy convencido de que necesitamos un brusco cambio de rumbo. Pero volviendo a la novela, decía que no es nada fácil. Si escribo y no hago notas al margen puedo cometer grandes errores. A veces es necesario extenderse en las descripciones, y entonces hay que evitar el aburrimiento. No hablo del aburrimiento del lector, sino del mío, porque es factible que me estanque y me quede sin escribir por un año entero. Es obvio que si me aburro no voy a escribir. Así quedó abandonada mi cuarta novela, esperando que la resucite, hace casi dos años. Mientras tanto me entretengo escribiendo la quinta.

Cuando escribo una novela quiero estar todo el tiempo emocionado, atento, vibrando de alegría y entusiasmo. Muchas veces no lo logro, entonces me empantano, y me resigno a tomar ese tiempo que necesito para recuperar los mejores sentimientos hacia mi próximo libro. Como decía, el cuento para mí es una delicia que disfruto como si hiciera barquitos de papel, y la novela es el enorme edificio que construyo con alegría pero con enorme sacrificio, y que muchas veces abandono hasta recuperar el aliento. Por eso tardo años en escribirlas, a veces dos o tres, novelas ni largas ni cortas, ni aburridas ni de aventuras, novelas que cuentan historias que se entrecruzan, que hacen vibrar a los personajes, que los hacen vivir, salir del papel, de la hoja, y meterse en el escritor al menos, y espero que también en más de un lector. Por todo esto, digo, prefiero escribir cuentos, pero esa satisfacción por terminar una novela, por terminar de recorrer un camino arduo y difícil, es absolutamente impagable. No importa entonces otra cosa que el festejo íntimo de haber concluido una enorme tarea, y la alegría de haber dado a luz un hijo muy importante, de cuya importancia solamente yo, entre todos los mortales, soy consciente. Eso me hace muy feliz.

Me encantaría saber que pesas de mis novelas o si queres dejarme tu historía para reseñarla podes hacelo

ESCRIBIÉNDOME AQUÍ

Apasionate y escribime

Nombre (requerido)

E-mail (requerido)

Asunto

Mensaje

Captcha
captcha

Adjunta un documento pdf, doc, docx, ppt, pptx, u odt de hasta 5mb

Acepto los Términos y condiciones